Egresados

Manual de Inducción al Desarrollo Profesional para los egresados de la FES Acatlán - UNAM

Navegación: Acatlán » Vida universitaria » Egresados » Manual de Inducción al Desarrollo Profesional para los egresados de la FES Acatlán - UNAM

Por: José Arturo Salcedo Mena / enero 2009

Índice

< Anterior

Siguiente >

7. Imagen Profesional

La imagen profesional es la percepción que se tiene de una persona por parte de sus grupos objetivo como consecuencia de los estímulos que emana en su actividad profesional (Cfr. Gordoa, 1999, p.143). Los estímulos pueden ser emanados mediante tu aspecto – imagen física -, tus gestos y ademanes – imagen no verbal – y el uso que haces de la palabra oral y escrita – imagen verbal. En este apartado me referiré a las dos primeras, la imagen verbal la hemos abordado en los dos apartados anteriores y ahondaremos más en el apartado de la entrevista.

¿Sabías que el 83% de las decisiones se hacen por los ojos? Por tanto debes verte bien el día de la entrevista. Uno de los axiomas de la Imagen Pública es que a mejor imagen, mayor poder de influencia (Gordoa, 1999, p. 50). Ergo, cuida tu imagen.

7.1 Imagen Física

Tanto las empresas como las profesiones tienen códigos de vestir implícitos. Siempre he dicho que para ser un profesional, lo primero que se debe de hacer es parecer un profesional; se trata de ser coherente entre el fondo y la forma. Es probable que el entrevistador tenga un estereotipo de tu profesión, así, por ejemplo, espera ver al abogado de traje, al médico de bata blanca y al profesor con pantalón de pana y saco a cuadros. Otro consejo es que vayas antes a la empresa para que observes su código de vestir. El día de la entrevista percibirán que perteneces a su ambiente de trabajo.

Por supuesto debes presentarte pulcro – pulcrísimo- . El entrevistador deducirá que si eres capaz de cuidar de tu persona, también serás capaz de cuidar la empresa. Ten presente que en imagen física, menos es más (algunas prendas pueden no quedarte, o bien, distraer a tu interlocutor). Independientemente de la profesión que se tenga, existen algunos consejos básico para ir a entrevistas de trabajo.

Mujeres
Cabello

Llévalo recogido y bien recortado (el largo adecuado es a la altura de tus hombros). Descarta peinados elaborados.

Si te pintas el cabello, te informo que, de no haber recibido asesoría profesional – y profesional no es el estilista, sino un consultor que te haga un estudio del color de tu piel, tus ojos y cabello para delimitar la tonalidad del tinte – es probable que el tinte no te quede. Lo mejor es dejártelo de tu color natural.

Maquillaje

Discreto, por supuesto. Debe ser del tono más parecido a tu piel y deberá ir en armonía con tu vestuario.

Traje sastre

Asegúrate utilizar un traje sastre que sea exactamente de tu talla (ni ajustado ni holgado). Los colores recomendables para el traje son azul marino y el gris.

Usa una blusa de color blanco, la tela de ésta no debe ser brillante ni tendrá estampados.

Escotes, minifaldas y blusas transparentes son inapropiados para vestir en una entrevista de trabajo.

Zapatos

Los hombres son capaces de recibir información de una mujer desconocida por el tipo de zapatos que usa. Si deseas verte profesional, utiliza zapatos de tacón mediano y de color preferentemente oscuro. No utilices sandalias ni botas.

Si no sabes cómo combinar adecuadamente las medias con tu atuendo, utilízalas de color natural (el más parecido al color de tu piel).

Accesorios

Utiliza únicamente tres accesorios (incluyendo el reloj), éstos serán lo más discreto posible. Los accesorios, además de revelar mucho de tu personalidad, pueden ser distractores para quien te entrevista.

Utiliza bolsa o portafolios, pero no los dos. De preferencia, fina(o) y en buen estado.

Manos

Evita usar las uñas largas y más si son postizas. Mantenlas cortas y, si te gusta pintarlas, utiliza colores claros.

Perfume

Fresco y discreto.

Hombres
Cabello

Corto y bien peinado. No olvides afeitarte (puedes conservar bigote y barba únicamente si te crece bien y los tienes bien cuidados.

Traje

Cuida que el traje sea de tu talla (ni ajustado ni guango); no lo pidas prestado, para esta ocasión es necesario que tengas uno a tu medida. Los colores recomendables para el traje son azul marino y el gris.

Por supuesto, éste debe estar limpio y bien planchado.

Deberás abotonar los dos botones superiores de tu saco al estar de pie; cuando te sientes, desabotónalos.

Tu camisa, de color blanco (el cuello debe cerrar de manera perfecta al abotonarlo) y tu corbata de excelente calidad y de color sólido (sin estampados).

Zapatos

¿Sabías que los zapatos es lo primero que ve una mujer en un hombre? Éstos estarán impecables, serán de agujeta y de suela delgada. Para traje azul marino o gris, que sean negros.

No utilices por ningún motivo calcetín blanco. El calcetín debe ser del color del zapato.

El cinturón debe ser del mismo color que tus zapatos.

Accesorios

Limítate a utilizar un reloj de buena calidad y, si estás casado, tu anillo. Por favor no uses aretes ni ningún tipo de piercing. Descarta las cadenas y esclavas. El pisacorbatas está pasado de moda.

Independientemente de lo que puedes reflejar utilizando otros accesorios, éstos serán distractores para quien te entrevista.

Manos

Las manos son el tercer punto en el que se fijan las mujeres (Gordoa, 1999, p. 131). Aunque detestes la crema, úsala. Tus uñas deben estar impecables.

Loción

De calidad – de marca -, fresca y moderada.

7.2 Imagen no verbal

El lenguaje corporal es el atajo al corazón, porque el cuerpo no sabe mentir (Gordoa, 2005). Durante la entrevista se hace un registro observacional de tu conducta, por lo que debes estar atento a lo que expresa tu cuerpo. Debe haber coherencia entre lo que eres y lo que exteriorizas verbalmente y corporalmente.

Acciones del lenguaje corporal que debes tener presentes:

Caminado

El porte es la expresión de cómo nos vemos a nosotros mismos (Vargas, 2002, p.203). Para transmitir positividad y confianza, camina con la espalda erguida (lo cual no quiere decir que saques el pecho), la cabeza alta (que tu mentón esté paralelo al piso), la mirada atenta y el paso firme.

Saludo

Mirando a los ojos de la persona, estrecharás la mano de manera breve y firme (el saludo débil transmite antipatía), sin estrujar demasiado y sin zarandear el brazo de la otra persona (del Castillo, 2006-2007).

Si te sudan las manos, sécalas discretamente con un pañuelo antes de saludar. El saludo de beso queda descartado.

Contacto visual

El contacto visual es un puente de comunicación con el otro. A través de éste incluyes al otro en tu palabra.

Sentado

Espera a que el entrevistador se siente y/o te indique que hagas lo mismo. Para proyectar la imagen de una persona segura y atenta, siéntate derecho, pero relajado (que no te perciban tenso), apoya tu torso en el respaldo del asiento; coloca las piernas en paralelo y los pies bien apoyados en el suelo; tus brazos pueden estar recostados sobre los brazos del asiento y acompañar tu discurso.

No cruces tus brazos ni tus piernas pues estarás enviando un mensaje de cerrazón. No pongas nada sobre el escritorio del entrevistador (ni tu bolsa, ni tu portafolios, ni mucho menos tu teléfono celular). No cambies constantemente de postura, esto es indicativo de falta de sinceridad.

Conducta táctil

Por ningún motivo – salvo cuando saludes – toques al entrevistador.

Por otro lado, no debes tocarte a ti mismo; no te peines, no te rasques, no te lleves las manos a la cara; el entrevistador tendrá la impresión de que intentas engañarlo.

Sonrisa

Sonríe. La sonrisa es el medio más importante para transmitir confianza y tiene el efecto de disminuir la adrenalina (nervios).

Índice

< Anterior

Siguiente >

---

Sitio web administrado por:
Facultad de Estudios Superiores Acatlán. comentarios@apolo.acatlan.unam.mx